'La herencia de Eszter' de Sándor Márai

Título: La herencia de Eszter (Eszter Hagyateka)Autor: Sándor MáraiTraducción: Judit Xantus SzarvasEditorial: Salamandra (junio 2011)Año de publicación: 1939Páginas: 160Precio: 6 eurosSándor Márai ha sido mi gran descubrimiento de este año, tal y como lo fueron en su momento autores que ahora me encantan como Houellebecq, Modiano o Don DeLillo. Sin saber muy bien por qué, de repente conectas de una manera brutal con un autor, sus novelas te absorben de tal manera que consigues meterme muy dentro de ellas. A ello contribuye, está claro, que se trata de autores muy buenos, tanto en estilo como por las historias que cuentan, diferentes, originales y únicas. Tengo claro que cuando haga a final del año el tradicional resumen de mis mejores lecturas del año, ahí estará Márai, y que repetiré una y otra vez con él. Descubrir a un autor de esta talla, un autor con mayúsculas, es siempre un gran placer, y sin duda, uno de los motivos por los que me parece tan interesante el mundo de los blogs literarios, ya que no lo conocía y lo he descubierto tras verlo en varios blogs, ya que, por desgracia, no es un autor muy masivo, aunque lo merezca.Estatua de Márai en KassaLa herencia de Eszter es una novela muy breve, apenas un centenar de páginas, que, sin embargo, contiene varios temas de una gran profundidad, así como una historia intensa difícil de olvidar. La traición, la soledad, la oscuridad tanto exterior como interior, que ahoga a los personajes, que les arrastra a comportamientos erróneos que les pasarán factura de una manera definitiva y dolorosa. Eszter es una mujer madura que ha perdido ya a todos sus familiares directos, su hermana y padres ya fallecidos, y que vive sola en lo único que le queda, la casa familiar, junto a la vieja Nunu, una mujer que llegó un día a la casa y se quedó en ella para cuidar de esta y de Eszter. La casa no tiene electricidad, y ese ambiente oscuro y opresor, a la luz de las velas, en una casa en silencio, se mantiene a lo largo de la historia como un manto que ahoga a las protagonistas y las entierra en ese mundo opresor. Eszter no se ha casado nunca, sin embargo vive con el dolor de haberse enamorado de Lajos, un sinvergüenza que la traicionó casándose finalmente con su hermana y que poco a poco ha ido quedándose con todas las posesiones de la familia, como un ave de rapiña. Ahora, Lajos vuelve una vez más con la intención de, con sus artes de seducción, despojar a Eszter de lo único que le queda ya, el hogar familiar, y con él sus últimas esperanzas, su paz y sus últimos años de vida con tranquilidad.Casa de Márai en KassaNo solo la historia atrapa por su gran cantidad de emociones y sentimientos encontrados, por la contradicción de los sentimientos de Eszter y sus reacciones que, aunque en parte podemos comprender, no compartimos, sino también por la atmósfera que el autor logra crear y que impregna toda la novela. Esa sensación de impotencia, de pérdida antes de que la pérdida misma llegue, de inevitabilidad. La historia nos la cuenta la propia Eszter a cuyo lado nos posicionamos inmediatamente, con la que sentimos el peso de esa soledad, de esa herencia familiar que poco a poco se le va escapando entre los dedos, ese amor no consumado, esos años perdidos en soledad, en esa casa opresiva de la que se nos cuenta poco pero que podemos imaginar en tinieblas, con el sonido repetitivo de un reloj, muebles pesados y una capa de polvo que envuelve también a las protagonistas, dos mujeres que son ya pasado, que no cuentan para nadie, frente a la vitalidad de Lajos, un vividor, estafador y manipulador, que no duda en usar toda su palabrería cuando se trata de conseguir lo que quiere.Kassa, ciudad natal de escritorA pesar de que la prosa de la novela es magnífica, no es nada compleja, al contrario, directa, sencilla que no simple, la lectura de esta breve novela se desliza ante nosotros y sin darnos cuenta llegamos al tremendo desenlace de la novela. Sándor Márai, como comentaba al comienzo de esta reseña, es un autor con mayúsculas, que auna lo que para mí es fundamental en una novela: una prosa muy cuidada con historias que atrapan desde la primera a la última página.Sándor MáraiSándor Márai, nació en la localidad de Kassa (actualmente en Eslovaquia y en aquel entonces perteneciente al Reino de Hungría). A pesar de que fue un autor de gran prestigio, con la ocupación soviética de Hungría tuvo que abandonar su país y emigrar a Estados Unidos al ser tachado de “burgués”. Su obra fue prohibida en Hungría, haciéndole caer en el olvido, y no sería hasta el fin del comunismo en su país natal cuando su obra fue redescubierta en todo el mundo. En 1989 Márai se suicidó con un arma de fuego, cuando tan solo faltaban unos meses para la caída del Muro de Berlín. 

Powered by WPeMatico