'Cranford' de Elizabeth Gaskell

Título: Cranford (Cranford)Autor: Elizabeth GaskellTraducción: María FaidellaEditorial: Alba Editorial (noviembre 2000)Año de publicación: 1851-1853Páginas: 296Precio:  17 euros”Cranford, en primer lugar, está en poder de las Amazonas; los inquilinos de todas las casas que sobrepasan cierto alquiler son mujeres. Cuando un matrimonio viene a establecerse a la ciudad, de una manera u otra el marido desaparece, bien por el miedo cerval que le causa ser el único hombre en las veladas de Cranford, bien porque debe permanecer con su regimiento o en su buque, o los negocios que le ocupan le retienen toda la semana en la gran ciudad comercial vecina de Dumble, que dista sólo veinte millas por ferrocarril. En suma, que sea lo que sea lo que les ocurra a los caballeros, no viven en Cranford. ¿Y qué iban a hacer allí?” Si hay una palabra que define totalmente esta novela es “entrañable”. Entrar en el mundo que nos propone Elizabeth Gaskell, en el pequeño pueblecito de Cranford, conocer a sus habitantes, a esas solteronas un poco chismosas pero en el fondo de buen corazón, que se dedican a tomar el té y a comentar cualquier novedad, es muy fácil. Lo que se hace más difícil es dejar a esos personajes, ya que la lectura es muy amena y ágil. Eso, unido a que no son muchas páginas, hace que sin que nos demos cuenta lleguemos al final del mismo sin querer marcharnos de ese pueblecito inglés de ficción. Cranford está basado en el pueblo de la infancia de Gaskell, Knutsford, donde fue educada por su tía al fallecer su madre, y trata de aglutinar todo lo bueno, sencillo y querido que había en las pequeñas poblaciones inglesas previas a la Revolución Industrial. Con un gran sentido del humor, pero con mucho afecto también hacia sus personajes, a los que Gaskell trata con benevolencia incluso cuando se equivocan o actúan mal, la autora consigue que los lectores les cojamos también afecto. El hilo conductor de la historia es la joven Mary Smith y sus ocasionales visitas a la población, donde se hospeda en casa de dos hermanas solteronas, las Jenkyns: Deborah, la mayor, rígida y tradicional; y la entrañable Matty, cariñosa y llena de inseguridades. En sus estancias en Cranford, Mary (curiosamente el personaje del que menos sabemos) irá conociendo y trabando amistad con otros habitantes del pueblo como el capitán Brown o la señorita Pole.KnutsfordEn definitiva, se trata de una novela que con el tono de una confidencia íntima nos narra a lo largo de los capítulos pequeñas anécdotas y el día a día de los habitantes de Cranford: compromisos matrimoniales, muertes y nacimientos, o las estrecheces económicas a las que tienen que enfrentarse las mujeres de buena sociedad, supeditadas a que los miembros masculinos de su familia (ya sean padres, hermanos o maridos) las mantengan, y sin apenas posibilidades de salir adelante por si mismas de una manera que sea considerada decorosa. Si bien es cierto que la gran mayoría de los personajes son femeninos, aparecen también algunos masculinos que tendrán un peso importante en la historia. Supongo que muchos la catalogarán de “novela de mujeres” ya que sus protagonistas lo son, algo que me parece injusto, ya que sería igualmente simplista calificar de “novela de hombres” los miles de ellas que hay escritas y protagonizadas por el género masculino. Más bien podría decirse que se trata de un retrato de la sociedad y la vida de la época en un pequeño pueblo inglés, con las mujeres y sus problemas, ligados a la época, como eje central. Y, como digo, con un tono amable y muy tierno, que en ocasiones resulta quizá excesivamente idealizado, pero que no por ello deja de ser encantador. Es una de esas novelas que se inician con una sonrisa, despierta algunas carcajadas a lo largo de la lectura, y que terminamos con otra sonrisa de satisfacción. Es una historia positiva, en la que se dan valores como la amistad, el amor o la colaboración entre vecinos, aunque también los prejuicios o los malos entendidos.  Cranford, la serie de la BBC La novela está dividida en capítulos bastante breves en los que se narra un episodio concreto, por lo que cada uno de ellos puede abrirse y cerrarse de una manera más o menos independiente, aunque tienen una coherencia lineal. Esto se debe a que la novela fue publicada por entregas (algo muy habitual en la época) en la revista dirigida por Charles Dickens, Household Words, entre 1858 y 1853, año este último en que se publicó todo el material en un solo volumen, como la novela que conocemos hoy en día. De hecho, fue el propio Dickens quien animó a Gaskell a publicar en 1851 los dos primeros capítulos en su revista. Fue tal el éxito de estas historias, que la autora decidió continuar con sus personajes un poco más. Existe además una popular serie de televisión de la BBC, protagonizada entre otros por Judi Dench, que aún no he visto pero con la que quizá me anime ahora que ya he leído la novela, y que ha cosechado muy buenas críticas.Elizabeth Gaskell Elizabeth Gaskell nació en 1810 en Cheyne Walk (Chelsea) y murió en Holybourne (Hampshire) en 1865 a los 55 años. Es una importante autora inglesa de la época victoriana, muy popular por la biografía que escribió de su gran amiga Charlotte Brontë. Publicó su primera novela, Mary Barton, de manera anónima en 1848, una novela que la haría rápidamente famosa. Otra novela suya muy destacable es Norte y Sur (1854) que os recomiendo sin dudarlo, un retrato de la Inglaterra inmersa en plena Revolución Industrial, en la que se trata o se denuncia desde el trabajo infantil, pasando por la explotación laboral, la muerte de trabajadores por falta de medidas de seguridad laboral, el despotismo de los dueños de las fábricas o los primeros movimientos sindicales. Si de Cranford digo que es una obra entrañable y tierna, magnífica para leer y pasar un buen rato, en mi opinión, Norte y Sur es la gran obra maestra de Gaskell, una novela redonda e imprescindible que no podéis perderos.

Powered by WPeMatico